Sunday, November 10, 2013

La REPSA en el Collar del Sur

Foto: REPSA


El Dr. Pedro Moctezuma sugiere que el sur de la ciudad de México tiene un collar de zonas a conservar de las cuales destacan Xochimilco, Fuentes Brotantes, Rio Magdalena, el Cerro de la Estrella, la Sierra de Santa Catarina y La Reserva del Pedregal de San Angel. Los capitalinos necesitamos de este collar para vivir, pues son la frontera del Bosque de Agua con la zona urbana, y están amenazadas por la urbanización. 

De estas zonas, la Reserva del Pedregal de San Ángel (REPSA) es, quizá, la única que en lugar de disminuir ha aumentado. En su fundación que tenía 124 ha a ahora que cuenta con 237 ha, ubicadas en Ciudad Universitaria de la UNAM.


La historia de la REPSA comenzó hace un poco más de 30 años. A principios los 80s un grupo de estudiantes que trabajaban la ecología del pedregal se enteró de que la misma UNAM quería construir en ese lugar una serie de edificios para rentarlos al gobierno. Estos estudiantes se opusieron y defendieron el pedregal con la única arma que tenían: el activismo inteligente y un proyecto académico consolidado y liderado desde la Facultad de Ciencias. Posteriormente algunos de esos estudiantes se convirtieron en grandes investigadores como el Dr. Jorge Meave del Castillo y la Maestra Julia Carabias, de la Facultad de Ciencias; la Dra. Elena Alvarez Buylla y el Dr. Alfonso Valiente, de Instituto de Ecología; el Dr. Raúl García Barrios del CRIM; o en promotores de la conservación del Bosque de Agua como el Dr. Jurgen Hoth. Gracias a ellos, y a muchos otros estudiantes y académicos que mencionaré en futuras publicaciones, las autoridades universitarias comprendieron la importancia de este lugar y se comenzó a estructurar la idea de una reserva dentro de CU. La historia es tan interesante que se merece muchas más líneas, que pronto estarán aquí. Esta historia se demuestra la capacidad estudiantil bien organizada, trabajo académico serio y documentado y un poco de sensibilidad por parte de las autoridades puede generar ideas buenas como la creación de la REPSA. 

Foto: REPSA, Espacio Escultórico
Durante varios años la REPSA estuvo bajo coordinaciones académicas, con la idea fundamental de la generación de conocimiento. En estos años se incluyó a “La Cantera” dentro del área de conservación. La historia de la incorporación de La Cantera, incluyendo el comodato con el equipo de los Pumas, es también fascinante. Pero la zona todavía seguía siendo susceptible a ser urbanizada por la misma universidad, pues institucionalmente no se había consolidado. Por lo que fue inevitable un nuevo choque (hace cerca de ocho años) entre la visión de una construcción (un estadio de béisbol) y la conservación de esta zona. 

Foto: REPSA diversidad de insectos
Varios universitarios, dentro de los que destaca el Dr. Zenón Cano, lograron convencer a la comunidad de que era necesario repensar la forma de proteger a la REPSA, pues se seguía utilizando para construir en CU. Con esto se detuvo la construcción del estadio, y quizá comenzó un cambio en la mentalidad en los universitarios. A partir de esta confrontación surgió la idea de poner orden geográfico en la REPSA, además de darle una estructura que fuera la base de las discusiones sobre esta zona.

Esta tarea se encargó al Dr. Antonio Lot, que durante los siguientes ocho años, se hizo cargo de formar un equipo de trabajo con el fin de darle el estatus que la REPSA se merece. En estos años se ha logrado generar un sentimiento de pertenencia entre los universitarios sobre su espacio natural. Este espacio ocupa más del 32% de CU y convive diariamente con los más de 160 mil universitarios. Parte de la comunidad universitaria ha sido receptiva a comprender que la belleza natural no tiene que estar relacionada con parques cuadrados y setos con forma de animales. Que la naturaleza cuando crece salvaje (que es como debe de crecer) es muy bella. Ciudad Universitaria es un pedregal, lleno de rocas, cactus, serpientes y cacomistles. Cada día más dependencias se convencen de que el paisaje de pedregal en los jardines es bello, necesita poco mantenimiento y no requiere de agua. Cada vez más universitarios vemos poco sustentable construir émulos enanos de campos de golf alrededor de los edificios. La xerojardinería está aumentando en CU y hay cuando menos 28 dependencias que lo están adoptando. 

Foto: REPSA La naturaleza cuando crece salvaje es más bonita

La REPSA es un oasis en la ciudad para plantas y animales, incluso es posible que tenga todavía hasta zorras grises. Pero tiene problemas muy serios, las especies introducidas (por ejemplo, los eucaliptos, los perros y gatos ferales) están afectando de manera significativa su dinámica ecológica. La basura, el robo de sus rejas, los incendios, el vandalismo y las construcciones también la afectan. Por ello, existe un grupo incansable de personas que están trabajando en la REPSA: los arquitectos Pedro Camarena y Saul Rodríguez y los biólogos Marcela Pérez y Guillermo Gil coordinan a un ejército de voluntarios y servicios sociales que están trabajan de manera cotidiana en programas de mantenimiento, análisis y promoción de la REPSA. En La Cantera Francisco Martinez coordina los esfuerzos de mantenimiento de esa parte. El hecho de que exista un equipo profesional y un número creciente de voluntarios es un alivio para su conservación. Esto no quiere decir que la tarea de la conservación sea exclusivamente de ellos, es de todos los universitarios, es de los capitalinos.

¡LOS INVITAMOS!



La REPSA representa muchos retos, y también muchas oportunidades. Con ella podemos saber como funcionan los puentes que forman los camellones entre las zonas núcleo para los animales y las plantas. También podemos analizar su papel en el collar del sur de la ciudad de este ecosistema urbano.  Finalmente el reto de la difusión para que la sociedad capitalina sepa que exista la REPSA y toda sus ventajas. 


Ahora me toca ocupar la silla del Dr. Lot en la coordinación de esfuerzos para mantener la REPSA y trabajar en los retos y las oportunidades que brinda. Espero estar a su altura y la de todos los universitarios que han trabajado incansablemente por crecerla, mantenerla y mejorarla.  

Si quieren saber más de la REPSA:

FB: Repsa.CU


4 comments:

  1. Seguro lo harás muy bien. Cualquier cosa que pueda hacer por ti me avisas. ¡Saludos!

    ReplyDelete
  2. No habría que olvidar que detrás de la creación de la Reserva del Pedregal de San Ángel hubo un proyecto académico elaborado en la Facultad de Ciencias, el cual sirvió de base para un análisis, discusión y negociación que no necesariamente forma parte del "activismo inteligente" que mencionas. La posibilidad de ofrecer un sustento académico a un proyecto como éste es, en mi opinión, una de las fortalezas más importantes de la UNAM y no debiera ser pasada por alto.
    ¡Suerte en esta nueva función!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias por la observación, ya mejoré la frase y me comprometo a publicar la historia con más detalle en un futuro cercano

      Delete
  3. Gracias por hacer del conocimiento público esta historia fascinante de rescate y conservación ecológicos! Felicidades y éxito en la coordinación!

    ReplyDelete