Wednesday, August 29, 2012

La Ciudad de México “Restaurada” por la “Sra. Cecilia”.

Hace una semana, un ejército de “Paul Bunyans” con sierras eléctricas masacró más de 600 árboles sobre el camellón de Av. Luis Cabrera. Alrededor de 100 granaderos impidieron que una vecina pudiera tomar fotos de la tala desde el puente peatonal. Algunos de los árboles talados fueron plantados por los vecinos hace más de 40 años cuando la Av. Luis Cabrera tenía un río que no estaba entubado.
Paul Bunyan. La leyenda de un leñador gigante en Estados Unidos. 

Pero la tala no es problema para el GDF, o para las compañías Riobóo, OHL y Copri porque, según ellos, esta es la obra más ecológica de la historia. Para probarlo ofrecen plantar miles de árboles en sustitución de los destruidos. ¿En dónde? No sabemos. ¿Cuáles? Ni ellos lo saben, pero tienen la lógica de “entre más, mejor” cuando se trata de plantar.

Hace aproximadamente 100 años, el encargado del manejo de los bosques en Nuevo México, Aldo Leopold (1887-1948) se dio cuenta de que los ecosistemas boscosos estaban en peligro en aras del progreso. Las casas en Estados Unidos son de madera y la expansión al oeste requería de muchos árboles para construir ciudades enteras. Para conservarlos, Aldo Leopold entendió que cada planta (pasto, arbusto) o cada árbol (chico, mediano o grande), tiene una función específica en el bosque, así que la reforestación masiva era contraproducente.

Aldo Leopold escribiendo en su casa.
La mayoría de las reforestaciones masivas se hacen con retoños (o piecitos) que vienen de un sólo árbol. Así que son clones que tienen el mismo tamaño, por lo que en lugar de generar bosques producen campos de cultivos de pinos (muchas de las especies ni siquiera son de ahí). Reforestar es complejo y por ello Aldo Leopold dedicó prácticamente toda su madurez a desarrollar teoría de restauración en la Universidad de Wisconsin.

Así, desde hace tiempo sabemos que la reforestación masiva que practican las empresas y gobiernos (que tristemente tienen en sus manos la sostenibilidad de esta ciudad) es fundamentalmente un inútil “greenwashing” para ocultar la destrucción de las zonas ecológicas. Puesto que ningún biólogo que se respete está de acuerdo, tienen que hacer uso de personas con poca experiencia y organizaciones que necesitan del dinero para sobrevivir.  
Esto no es un bosque.
Estos grupos se están convirtiendo en las “Sras. Cecilias” que restauran con buena fe y poco conocimiento. Copri, Riobóo, OHL y el GDF han de pensar que la Sra. Cecilia hizo un excelente trabajo al restaurar la pintura del Cristo en una iglesia de Zaragoza, España. A fin de cuentas, el Cristo tiene pelo, ojos y boca, como la pintura original. Quizá Copri hubiera sugerido pintarle dos narices en la lógica de “entre más mejor”.

Restauración de la Sra Cecilia. Colores más intensos con las mismas características que un rostro normalmente tiene. Ojos, nariz, boca y orejas ocultas tras el pelo rizado.

Propaganda de "Restauración" de la Supervía a la Glorieta Quinceañeras. El verde es más intenso en los árboles (quizá los van a pintar). Se percibe una caseta oculta atrás de árboles pintados, pilares y techos de concreto. ¿cuantas quinceañeras se tomarán la foto en un lugar así? ¿cuantos cipreses sobrevivirán?


En la toma de decisiones, los poderes económico y político ignoran a las personas con experiencia en biología y ecología para dejarle el trabajo a sometidas “Sras. Cecilias” que proponen medidas de mitigación bajo sus órdenes y su filosofía.

Es hora de que la sociedad se dé cuenta de que los trabajos de restauración fallidos, que son evidentes en una pintura, pueden ser muy graves en los ecosistemas. Nuestra calidad de vida depende de su buen funcionamiento. Por lo pronto, las funciones que proveían los árboles en Av. Luis Cabrera desaparecieron durante una noche en la que las motosierras nos mantuvieron despiertos escuchando una masacre ecológica-urbana.

----
Posdata:
OHL va por más, y ahora arrebata el proyecto de Cabo Cortés promovido inicialmente por Hansa Urbana. El proyecto se llama “Los Pericúes”, tribu que habitaba la zona antes de la llegada de otros españoles para colonizar en el siglo XVIII. En la descripción del proyecto su MIA la palabra "sustentabilidad" se repite 6 veces en una cuartilla. OHL le sigue apostando al maquillaje estilo "Sra Cecilia" para convencer al público.

¿Podrán más sus conexiones con el círculo de poder o podrá más la sociedad?