Monday, March 12, 2012

Los animales del DF

El título no se refiere a aquellos animales que tapizaron las calles de la Ciudad de México con sus rostros y slogans, queriéndose mostrar como pavorreales en cortejo.

Tampoco se refiere a los dueños de las constructoras que se comportan como hienas cuando ven un pedazo de tierra que pueden destruir sin importarles las vidas de otros.

Ni a los que trabajan en las oficinas del Ayuntamiento de la Ciudad de México, que en esto de los derechos humanos tienen la sensibilidad de un gorila defendiendo su territorio.

Ofreciendo una disculpa a los pavorreales, hienas y gorilas quiero aclarar que esta publicación se refiere a los animales que sí vale la pena conocer y conservar, y que también viven en la Ciudad de México.



Muchos de estos animales solo viven en el Valle de México; otros ocupan gran parte del territorio nacional, pero no viven en ningún otro país; otros vienen desde Canadá y Estados Unidos cada invierno a pasar una navidad calientita.


Por el simple hecho de que viven aquí todos son chilangos. 


Por eso, la iniciativa de Rubén Rojas Villaseñor que trabaja en La Comisión de Recursos Naturales del Gobierno del Distrito Federal (CORENA) es muy valiosa. Esta iniciativa busca mostrarnos a los humanos (los animales dominantes de esta ciudad) que hay otras especies con las que convivimos en este valle.

Mi único reclamo sería el que no ha incluido a los insectos, peces o crustáceos. ¿Dónde está el acocil o el charal amarillo?


Bajo el slogan de “Yo también soy chilango” en bellas fotografías el proyecto de Ruben nos enseña uno a uno a estos animales. Casi ninguno de estos viven en los jardines o en los resquicios que dejan las vialidades. Necesitan de áreas más grandes para vivir; como el área del Suelo de Conservación. 


Como rara vez vamos al suelo de conservación y a este lo vemos como un lugar para el “gotcha”, no sabemos que toda esta variedad de animales también habita el Valle de México. Por ello es fundamental este programa, que nos enseña que están aquí y nos invita a conocerlos. Del conocimiento nace el amor y nos hace más sensibles a conservarlos. 


Podríamos decir que estas especies son muy útiles para los humanos. Las serpientes y los búhos por ejemplo, depredan a muchos ratones, los colibríes polinizan las plantas, mientras que los pelícanos y las garzas nos ayudan a reducir la cantidad de carpas y tilapias en nuestros lagos. Pero no sólo por eso los tenemos que respetar. A la pregunta de para qué sirve el zacatuche, el axolote o el zorrillo la respuesta es que no sirven para nada que utilice el chilango moderno, pero no por eso tenemos derecho a dilapidar su hábitat y enviarlos a la extinción. 



Todos ellos son parte del Valle de México y estuvieron aquí antes de que nosotros llegáramos. El verlos sólo en la televisión o en un zoológico encerrados y estresados no refleja lo que son ellos. Puesto que una especie no se puede aislar de su medio, ellos existen sólo cuando están integrados al hábitat. 



Quizá nunca hemos visto alguno de ellos, aunque estén cerca de nuestro hogar. Si uno mantiene los ojos abiertos en la naturaleza es posible verlos en El Ajusco, Xochimilco, Tlalpan, en la Reserva del Pedregal en Ciudad Universitaria o La Marquesa. Para esto hay que despegar los ojos de la chela o la garnacha y comenzar a apreciar el entorno que fue uno a visitar. Es recomendable hacerlo antes de que este gobierno decida que el progreso (su visión de progreso) lo obliga a prescindir de estas áreas, pero que en su lugar construirá supervias, entubará ríos o acuarios para que veamos otros animales de otros lugares.



Nosotros nos enorgullecemos de ser capitalinos al pasar por Bellas Artes o el Templo Mayor. También nos asociamos a nuestro barrio y nos sabemos condesos, tepiteños, contrerenses, tlalpenses, azcapos, iztapalapos o coyoacanenses. Todo esto se debe a que somos cultural y socialmente capitalinos. Como chilangos no nos pueden separar de este valle, cuando eso sucede dejamos de ser un poco de nosotros. 



Pues todos ellos, los otros animales que habitan este valle, también son chilangos. Así que merecen vivir aquí en su entorno. el mismo que tenemos que cuidar porque cada día se va reduciendo.

3 comments:

  1. Wow, me sacó las lágrimas de la emoción, qué bello trabajo. Felicidades!!!

    ReplyDelete
  2. Estimado Dr. Zambrano, son muchos los animales que quedaron fuera de esta segunda fase de la campaña, pero no se preocupe para la siguiente consideraremos a más artrópodos y por supuesto a los charalitos.

    ReplyDelete
  3. A mi el Axolote me sirve para recordar que no todo en el D.F. es estrés y caos. ¡¡Son hermosos!! ♥

    ReplyDelete