Thursday, October 20, 2011

Inaugurando Inutilidades

Nota: esta publicación también tiene la fortuna de estar escrita en colaboración de la Dra. Marisa Mazari

No es la primera vez que el Jefe de Gobierno inaugura una obra incompleta como el “puente mocho” de la Supervía en Luis Cabrera y Periférico.

Cuello de botella en el puente "mocho"

El 13 de abril de 2009 el Jefe de Gobierno inauguró la Planta Potabilizadora La Magdalena Contreras y Rebombeo Reynaco, justo en el límite entre el Primer Dinamo y el área urbana en la Delegación Magdalena Contreras. Según la prensa (El Economista y El Universal dos notas) fue una inversión de 51 millones de pesos. Con esta obra se pretendía aprovechar el excedente del caudal del río Magdalena para tener agua potable.

Planta potabilizadora dos años después de estar inaugurada
A dos años y medio de la inauguración sigue sin funcionar, al parecer porque la Planta Potabilizadora no está conectada al sistema de distribución, según fuentes de la Secretaría del Medio Ambiente del DF.

Los 51 millones de pesos tirados a la basura no son lo peor. Se están desperdiciando los beneficios ambientales que genera este río para la ciudad. El agua que fluye por el río en época de lluvias se está desperdiciando, enviándose al drenaje y provocando inundaciones en las zonas bajas de la ciudad al saturar el sistema de drenaje.
¿Funcionando?

Otra obra que aún no se explica es el entubamiento de este río. Como parte de las propuestas de El Plan Maestro para el Rescate del Río Magdalena se planteó tratar sus aguas con el fin de vertirlas al cauce del Río Magdalena y usarla para riego en los Viveros de Coyoacán. Pero esto tampoco se ha concretado.

Perdiendo los beneficios ambientales del río
Estas obras de tabique y varilla son preferidas por los gobiernos en lugar de invertir en la conservación del ecosistema que brinda más calidad de vida a sus habitantes. La razón es que estas obras "se ven" aún cuando muchas ni sirvan. Uno puede ver un puente aunque esté “mocho” o una planta potabilizadora aunque no esté conectada. Pero es más difícil de percibir si está funcionando.

¿Y cómo sabemos si un planta potabilizadora funciona, si ni siquiera sabemos donde viene el agua que consumimos? Aprovechándose de esta ignorancia, cuando falta el agua los gobiernos culpan a la sequía o al cambio climático, no a sus pésimos manejos hidráulicos y administrativos.

En lugar de aplaudir obras inútiles deberíamos de exigir resultados. A la fecha nadie ha cuestionado la tremenda urbanización en el Suelo de Conservación (en este sexenio más de 15% de este suelo se ha urbanizado) ni sus consecuencias. Una consecuencia es el hundimiento de la ciudad (ahora llega a más de 40 cm por año en algunas zonas). La consecuencia del hundimiento son las inundaciones (este año ya van 3 muy graves en la zona metropolitana). Tampoco se ha cuestionado el deterioro de Xochimilco (la UNESCO amenaza con quitarle su título de Patrimonio de la Humanidad). Sería bueno preguntar cómo se están gastando los 400 millones de pesos también espectacularmente anunciados hace unos meses y si van a dar resultados ecológicos más que electorales.

Muchas de las obras de relumbrón generan un efecto contrario al ecosistema. El Túnel Emisor Oriente no está sirviendo para reducir inundaciones, de hecho produce el efecto contrario en el largo plazo como el de desalojar el agua que podría infiltrase al acuífero. Las nuevas vías de comunicación: La Supervía, El Arco Sur y el Segundo Piso generarán urbanización en las zonas más sensibles de la ciudad, cuyas partes medias y bajas ocupa el Suelo de Conservación.

Para los gobiernos es más fácil y barato inaugurar obras magnánimas cada semana. De paso benefician a las constructoras que buscan, en la especulación del terreno y los contratos millonarios, una forma fácil de enriquecerse a costa de la ciudadanía. Ya les tocará corresponder en la campañas del próximo año.

A los ciudadanos nos toca cambiar esta visión. Comencemos por informarnos, para evitar que nos deslumbren las cuentas de vidrio que nos ofrecen las constructoras y los gobiernos si queremos vivir en una ciudad sustentable. Para esto es necesario contar con un plan de largo plazo y exigir que se respeten los Suelos de Conservación que son los que darán bienestar a nuestros hijos.

No comments:

Post a Comment