Monday, September 26, 2011

Tendrían que ser peatones para comprender....

Además de ser ecólogo, soy peatón y esa es la vena de esta publicación.
Quitando espacios al peatón

La respuesta de COPRI-OHL a la Wikibanqueta de julio, para recuperar la banqueta que la Supervía nos quitó fue: ¡ahora la recorto aún más! 


La semana pasada recortaron la banqueta de Av. Luis Cabrera cerca de Periférico medio metro más, donde transita mucha gente a pie. Quedaron áreas en las que sólo hay 25 cm de paso entre un poste (con un letrero para autos) y una lámina oxidada que la hace de pared.

Ya lo había anunciado hace un par de años Héctor Hernández Llamas (subsecretario del GDF y vocero informal de las compañías COPRI?OHL). Con desprecio este "servidor público" hablaba de recortar las molestas banquetas.
¿fomentando el transporte público?
últimos días del parabús
La ciudadanía le arrebató a COPRI una banqueta en los puentes de Los Poetas (que se hizo sólo para autos). La misma ciudadanía generó la Wikibanqueta en Av. Luis Cabrera para restituir las banquetas destruidas por la Supervía. Pero COPRI-OHL destruyen más banquetas, poniendo en riesgo la vida de los peatones. No contentos con ello, tiran un puente peatonal y un parabús, quitan espacio a la explanada de la Casa Popular y de la lechería popular de Liconsa.

Todo ese espacio público privatizado para los coches. ¡Y van por más! ahora frente del edificio de la mismísima Comisión Nacional de Derechos Humanos.
Frente a la CDH la línea roja marca el recorte

En varias ocasiones COPRI se ha acercado a los académicos de la UNAM y nos quiere convencer de trabajar por la Supervía bajo el argumento de “lo queremos hacer bien”.  


Pero para ellos “hacer las cosas bien” es poner por encima de todo a los automóviles, dejando a los peatones, a la cultura y a la leche en segundo plano. Si así le hacen con los humanos (y sus derechos) ¿qué se puede esperar de “hacer las cosas bien” con los árboles, aves y ratones?

En el foro de la Ibero, la Dra. Sánchez Mejorada habló, con nostalgia, de cómo se convivía en Las Águilas donde ella reside. Con una voz de “como me ves, te verás” nos explicó que desde que COPRI construyó los puentes de Los Poetas ya no se puede caminar, ni cruzar la calle ni estacionarse.

Uno de los organizadores del foro sentenció solidariamente: “Tendrían que ser peatones para comprender”. Los que todos los días nos torcemos los tobillos con las banquetas, nos mojamos porque el paraguas no cabe, arriesgamos la vida porque el automóvil se subió a la banqueta, o de plano porque ya no hay banqueta sabemos lo ofensivo que puede ser el que nos quiten un metro y medio de banqueta. Aquí pueden ver el video de la travesía de una niña que camina a la escuela

Ni los árboles simbólicos respetaron
Hernández Llamas, los directivos de COPRI-OHL y Marcelo Ebrard (aunque se suba al autobus y la bici "para la foto") seguro no son peatones. Y por eso no comprenden. Para ellos, las banquetas en delegaciones periféricas nada más están de adorno.


Hace unos años COPRI y AMLO lograron que Las Águilas se parecieran a la zona comercial de Santa Fé: inhóspita para los peatones. Ahora con Marcelo, Copri-OHL está duplicando ese logro. Pronto la Magdalena Contreras será un lugar sin espacios para caminar, sin vida de barrio y con altas tasas de atropellados..... al igual que Santa Fé.

¿Ciudad de van...que?

Sunday, September 18, 2011

Un foro sobre la Supervía en la Ibero

Es bueno ver que ya los temas urbanos ya no son tema exclusivo de arquitectos e ingenieros ambientales, ahora los ecólogos y sociólogos tenemos algo que decir.

El proximo jueves 22 de septiembre La IBERO y el CIESAS organizarán un foro sobre la Supervía. Deberíamos de hacer más este tipo de foros. Salirnos de  de nuestra torre de marfil y debatir abiertamente problemas concretos en  la ciudad; en donde la academia discuta sin miedos.

Ojalá y puedan ir porque el debate promete ponerse bueno.



Saturday, September 10, 2011

Ha de ser bien padre andar en bicicleta en La Condesa


Vivo a casi 5 kilómetros de mi trabajo, en CU. De vez en cuando tomaba mi bicicleta, me ponía mi casco y rodaba a mi instituto. En las mañanas incluso hacía menos que en el carro, porque era de bajada. De regreso, la subida de casi 100 metros duplicaban mi tiempo. Pero lo tomaba como ejercicio para reducir el estrés y la panza. Así que ni el cansancio ni la lluvia eran lo me hacía dudar en irme en bicicleta a la UNAM.

Era el miedo. 

¿Saben? vivo del otro lado de Periférico. Así que cuando la valentía me invitaba a subirme a mi bicicleta, tomaba por asalto el puente de Luis Cabrera, ése que construyó Luis Echeverría. En ocasiones la valentía me abandonaba justo hasta arriba del puente, cuando un automovilista me echaba lámina. Así que me bajaba de mi bicicleta y caminaba, como muchos peatones, en una banqueta de escasos 35 centímetros de ancho, entre autos y un precipicio de 30 metros de altura sobre carriles centrales de Periférico. Después del puente, el peligro se reducía al utilizar las calles de las colonias por donde rodaba. 

Pero desde hace meses mi valentía se rindió ante el instinto de conservación... Cuando Copri-OHL comenzó la construcción del "Trébol de Luis Cabrera" para agilizar el tránsito de la Supervía.

En plena construcción, andar en bicicleta por este puente sería suicida; es incómodo incluso para los autos. Este nuevo puente (como los Puentes de los Poetas) no está diseñado para peatones ni ciclistas. Sólo autos. Cruzar ahora Periférico en bicicleta sólo es posible si ruedas 300 metros más y cargas la bici por uno de los pocos puentes peatonales que quedan.

Y en unos meses esto empeorará, pues estos puentes peatonales serán derribados por las trabes del 2o piso, que están a esa altura.

¡Ah! Como se empeñan en convertir a Periférico en un río infranqueable para ciclistas y peatones. La propaganda del GDF-Copri-OHL dice que esto mejora la movilidad, y eso ya es cuestionable. Pero aún si fuera cierto, será la movilidad de menos del 25% de la población que usa autos.

Ha de ser bien padre andar en bicicleta en La Condesa. ¡También somos DF La Magdalena Contreras, Tláhuac, Xochimilco e Iztapalapa!

Si el Gobierno del DF fuera equitativo y consistente en sus políticas para la Ciudad, en lugar de promover la Supervía y los 2os pisos estaría cumpliendo su promesa de construir 300 kilómetros de ciclopistas y líneas de metrobús para toda la ciudad, transitando a una ciudad un poco más sostenible.