Saturday, May 28, 2011

Matando lentamente a la Ciudad

NOTA PREVIA:  El GDF (cumpliendo con su papel de gestor de Copri-OHL) sometió a la SEMARNAT la Manifestación de Impacto Ambiental Federal para poder hacer la Supervía.

!Vamos a necesitar ayuda de todos los interesados para analizarla, así que por favor estén al pendiente de este Blog en los próximos días y por favor difundan la noticia!

-------
Hace unos días la Organización “El Poder del Consumidor” sacó a la luz estudios que concluyen, entre otras cosas, que: 1) la Supervía no resolverá el problema de tráfico y 2) si un carro se incendia el túnel será una trampa mortal. Estos estudios han puesto en el imaginario colectivo los peligros inmediatos de una obra mal hecha. Hasta hay una película de Stallone que rescata moribundos de la explosión de un túnel. Sin embargo, también ayudan a entender la percepción general sobre la ecología, en el radio escuche: “fuera de lo romántico de la ecología…. el peligro de un incendio en el túnel sí puede ser un problema de seguridad para los capitalinos”.

Esta percepción de la ecología románticamente inútil también se refleja en el comentario que he escuchado no menos de 10 veces: “yo voy a hacer menos tiempo en el carro, y tu sólo inventas lo de la ecología porque te va a afectar a ti”. En otras palabras: mi posición de pasar con mi carro a toda velocidad no es egoísta, pero que tu digas que se van a perder bosques y agua es tremendamente aprovechado.

Así que decidí a comentar los efectos ecológicos de la Supervía que son más graves que un accidente en un túnel, puesto que afectan a más gente y promueven la muerte lenta de la ciudad. Enumeraré sólo cuatro, hay más que irán saliendo en siguientes publicaciones.

1) Más 60mil árboles talados: no sólo es un atentado contra la diversidad de encinos del centro del país. También esos árboles adultos (algunos de mas de 100 años) captan más CO2 que todos los árboles que serán sembrados. Se necesitarán al menos 40 o 50 años para que los nuevos árboles (si sobreviven) cumplan su función. Pero como el CO2 es un problema global generado por muchos, ¿a quién le importa?

2) Reducción de la captación de agua: Una ciudad que extrae del acuífero el doble de agua de la que se infiltra cada año, no puede darse el lujo de reducir la infiltración; y menos en la zona que más llueve. El problema no sólo es la construcción en sí de la Supervía, sino la urbanización que ésta va a detonar en la zona. Copri (la urbanizadora del poniente y constructora de la Supevía) dice que el “desarrollo” de Santa Fe va apenas al 50%. No les importa que el lugar ya no tenga agua y se abastezca con pipas.

3) Afectación del agua superficial: La constructora se esmera en probar a la Conagua que la ley los acredita a destruir los alrededores del lecho del río pero que no están tocando la parte federal. Desde que entró la empresa a parque Tarango uno de los dos ríos de la cañada está seco, incluso en época de lluvias. Nadie sabe porqué, pero la coincidencia es mucha. Si a eso le sumamos que la calidad del agua en la parte alta de cañada es buena comparada con la de abajo, tenemos como resultado que un rio que podría ser restaurado, estará condenado a morir en pocos años.

4) Calor: En estos días de calor extremo, es más entendible que tener cerca un bosque y un río ayudan a refrescar. La urbanización a causa de la Supervía generará un clima será cada vez más extremo. Pero para eso están los aires acondicionados ¿o no? total seguro inventarán un aire acondicionado de tecnología “verde”… como la tecnología de la Supervía.

Nadie se muere al día siguiente de que un río se seca o de talar 60 mil árboles. Pero sus efectos abarcan más gente y son de largo plazo. Así, años después un acuífero sin infiltración repercute en falta de agua y en hundimientos en zonas como Chalco que se inundarán con la primera lluvia. Es evidente que la Supervía no es el único agente causante de estos problemas. Muchos proyectos basados en la mala planeación urbana son igualmente responsables. Pero esto sólo hace a los desarrollos más peligrosos porque nadie asume las consecuencias.

Esperemos el cambiar esta visión de una la ecología románticamente inútil. Ojalá y pronto salga una película de Stallone en una balsa inflable rescatando a gente de ahogarse en el drenaje en Chalco.

No comments:

Post a Comment